La Sombra

eye 2683414 640 - La Sombra

La Sombra:

El arquetipo de la Sombra

La sombra se manifiesta en ti aunque no la veas.

La sombra es todo aquello que somos y que de alguna forma rechazamos y tratamos de no ver, de olvidar. Es esa parte de tí que escondes y reprimes, de lo que te sientes culpable y te avergüenzas de ello. Sin embargo, nos acompaña durante toda nuestra vida y nuestra relación con ella decidirá cómo vamos a vivirla.

 

¿De dónde proviene el concepto de la Sombra?

Las culturas ancestrales ya conocían a la Sombra.
Las culturas ancestrales ya conocían a la Sombra.

Ya los antiguos egipcios apreciaron un cuerpo etéreo que se separa de la persona fallecida y que se simbolizaba una sombra que siempre le acompañó durante su vida.

Desde entonces la sabiduría ancestral nos habla de una parte de nosotros que nos seduce hacia un mundo tenebroso donde es fácil entrar y muy difícil salir. Sin embargo, el mirarte a un espejo y verte de forma objetiva siempre se consideró el paso previo para liberarte de las pulsiones y deseos de tu sombra y entrar en la senda de la alegría, la creatividad y la sensación de sentirte en comunión con el todo.

Para los pueblos chamánicos, el camino del guerrero pasaba inexorablemente por reconocer que dentro de cada ser se esconde una sombra rechazada y negada por la persona. Al integrar esa sombra y darle su lugar, el guerrero sale victorioso, se libera de la dualidad y entra en el sendero de la vida como Ser humano completo.

La Sombra: lo que escondes de ti, también eres tu.
La Sombra: lo que escondes de ti, también eres tu.

En el psicoanálisis, C.G. Jung, lo define como el conjunto de tus frustraciones, tus miedos e inseguridades, el rencor que sientes, la vergüenza que has experimentado, la agresividad, las pulsiones que desapruebas en ti, el deseo de dominar, la maldad, la avaricia, tus manipulaciones, lo cobarde que te sientes, tu egoísmo, tu comportamiento violento, el rencor, la envidia… es decir: todo aquello que tratas de reprimir, ocultar y negar de ti.

Cuanta más energía empleas en ocultarla más poderosa se vuelve y más difícil se convierte tu vida.

 

 

¿Y cómo se muestra la Sombra reprimida?

La sombra y cuando reaccionas agresivamente sin darte cuenta.
La sombra y cuando reaccionas agresivamente sin darte cuenta.

Cuando reaccionamos de forma agresiva sin darnos cuenta, cuando buscamos el conflicto, cuando nos mostramos egoístas… es todo aquello que expresamos y no coincide con la imagen que tenemos de nosotros ni con la imagen pública que queremos mostrar.

Esta eterna lucha puede generar un enorme agotamiento y desequilibrio que puede afectar notablemente cómo nos relacionamos con los demás y cómo nos sentimos en la sociedad.

 

 

¿Qué se puede hacer con la Sombra?

Aceptarse es amarse sin condiciones.
Aceptarse es amarse sin condiciones.

Tomar consciencia de que existe, aceptarla e integrarla en ti. Cuando esto tiene lugar la fuerza destructiva de la sombra se puede convertir en una gran energía creativa y transformadora de tu vida.

No se trata de ceder a lo que te dice tu parte oscura sino ver en tu interior algo que está herido y está llamando la atención para que, en definitiva, le muestres amor y comprensión.

Se comienza así un sendero que te lleva a un Renacimiento Personal, un fortalecimiento de tu autoestima, que te permitirá afronta aquello de ti que no te es agradable, aquello de ti que te hace daño… Se produce entonces una experiencia de confianza en ti y en la vida, contactando con todo tu potencial como persona.

 

¿Algún truco para trabajar la Sombra?

Se humilde, no es necesario que seas perfecto.
Se humilde, no es necesario que seas perfecto.

Fomentar en ti la humildad. Acepta que no eres un ser perfecto, que te equivocas como cualquier ser humano. Que quizás no seas tan maravilloso como te ves en algunos aspectos. Que no estás en posesión de la verdad…

Quizás sea interesante preguntar a las personas que conviven contigo cómo te ven. Saber cómo se sienten en tu presencia y qué les transmite puede ser muy revelador.

Semejante baño de realidad, aunque nos puede “trastocar” un poco al principio, nos abre la puerta a aceptar nuestras debilidades e integrar lo consciente y lo inconsciente, nuestra sombra en nosotros.

Este es un sendero exigente, sobre todo al principio, pero muy edificante y transformador. Si en algún momento te ves que la tarea te supera busca un psicoterapeuta que te ayude en el camino.

Pedir ayuda es un signo de fortaleza no de debilidad.

 

La sombra proyecta en los demás lo que vive en ella.
La sombra proyecta en los demás lo que vive en ella.

No juzgues y no serás juzgado;

No condenes y no serás condenado;

Perdona y serás perdonado.

Lucas 6,37

 

Psicólogo Marbella - Psicología - Hipnosis - Psicoterapia - Psicólogos Marbella - La Sombra
www.miguelangelcueto.com – La Sombra

 

 

Artículo1  relacionado

Artículo2 relacionado