Atracones y excesos

food eating potatoes beer 8313 - Atracones y excesos

Atracones y excesos

Lo que comemos tiene mucho que ver con cómo nos sentimos

Los atracones se pueden definir como una ingesta importante de alimento. Si esto ocurre de forma recurrente y la persona siente que pierde el control sobre sí misma puede dar paso a un trastorno alimenticio.

La forma en que comemos puede estar muy relacionada con cómo nos sentimos interiormente. Muchos somos los que ante una sensación de ansiedad respondemos con una depredación de alimentos dulces como el chocolate o los pasteles. Por otro lado, un disgusto puede hacer que se nos “cierre el estómago” y no queramos comer o cenar por uno o varios días.

¿Son recomendables los atracones?

Escuchar las señales de tu cuerpo es importante.

Los atracones suponen un sobreesfuerzo enorme para nuestro organismo. Todo lo que en nuestra vida suene a exceso es muy probable que contenga un componente emocional. Nuestro cuerpo envía mensajes de plenitud pero será el inconsciente quien nos ayude a tomar consciencia del punto en el que ya se ha comido o bebido suficiente. De alguna forma todos tenemos ese punto de alarma que nos avisa de que ya es “suficiente”. El problema se presenta cuando se decide a mirar hacia otro lado y continuar con la conducta de exceso.

 

¿Qué sucede cuando se decide no escucharse?

Después de traspasar los limites aparecen las frustraciones y la culpa

Cuando estamos llevando a cabo cualquier conducta y sentimos que ha llegado el momento de ponerle fin, pero no lo hacemos, se generan muchos mensajes de forma inconsciente. Éstos mensajes no son positivos y casi siempre afectan de manera directa a la autoestima. Lo que puede empezar como una celebración puede acabar con un gran malestar por lo que se ha llegado a comer.

Es muy común que después de excederse, de darte un atracón, la persona se sienta culpable. Esto sucede porque no se ha escuchado. El problema es que su voz interior le avisó a tiempo y decidió voluntariamente continuar. Cuando los excesos se hacen notar, desearía haberse escuchado y haber tenido la voluntad de parar. Aquí aparecen los “tendría y debería” en forma de reproches. Aparece la frustración y el malestar hacia sí mismo. Es el momento en que viene el bajón. Y aquí es cuando el círculo entre una conducta desafortunada, el bajón y el hambre, se cierra. En los momentos de ansiedad o depresión se estimula la hormona del hambre que nos incita a comer.

Ak no escucharnos influimos negativamente sobre la autoestima

Después de los atracones aparecen la acidez de estómago, las malas digestiones, el exceso de peso… Nos sentimos culpables por lo que hemos hecho… Pasamos al extremo opuesto y decidimos restringir lo que comemos. Aparece la culpa, el sistema nervioso se deprime y dispara la hormona del hambre. Y vuelta a empezar.

La autoestima disminuye después de sobrepasar unos límites que la persona se ha marcado. El mensaje que se envía es claro; “no me quiero lo suficiente”, “parece que me saboteo sin darme cuenta”, “me avergüenzo de mi”.

Si la conducta se repite con frecuencia toda la estructura se desmorona; “soy un desastre”, “no tengo remedio”, “nunca lo lograré”, y así una infinidad de mensajes destructivos hacia su autoestima.

 

¿Cómo romper éste círculo vicioso?

Un momento delicado es cuando la persona se da cuenta de que necesita hacer un gran esfuerzo de autodisciplina en el preciso momento en que más débil se siente.

Aprender a quererse es vital

Su autoestima marcará el curso que va a seguir el proceso. Por ello es importante fortalecer el amor hacia si mismo para empezar.

Mantener en la mente mensajes que fortalecen son aconsejables; “Me quiero, me valoro y me respeto” o mensajes similares de forma continuada.

Para empezar es mejor proponerse pequeñas metas : “hoy me voy a cuidar y voy a comer sano”.

Llevar a cabo un plan bien estudiado para conseguir la meta deseada es importante. En este punto visitar a un nutricionista o un médico especialista en nutrición puede ser muy adecuado.

Una vez comenzado el camino no ceder a los impulsos que nos llevan a cometer excesos o tomar alimentos indebidos. Aquí es donde un psicólogo puede ayudarte a tener las ideas muy claras y proporcionarte herramientas para mejorar tu autoestima y así, no desviarte de tu plan.

“Una meta es un sueño con fecha límite”

Napoleon Hill

 

 

¿Y si me paso un día?

Perdonarse y levantarse es el camino al éxito

Lo importante no es el número de veces que nos caemos sino el número de veces que nos levantamos. Somos humanos y todos cometemos errores. La diferencia radica en no maltratarse psicológicamente cuando cometemos un error. Si te caes, te perdonas y te levantas, sin más. Quítale todo dramatismo y culpabilidad a la situación.

La culpa momentánea puede ayudar a ser consciente del error y fortalecernos para perseverar. Si la culpa se prolonga nos afectará, nos bajará la autoestima y se cederá a nuevos impulsos de excesos.

 

¿Perdonarse después de ceder y excederse?

Aunque cometamos errores disponemos de todo lo necesario para triunfar

Sí, lo has leído perfectamente. Si se quiere triunfar en la vida no hay que dedicarle un espacio excesivo a la culpa. Somos seres humanos, tenemos momentos de bajón y en ocasiones nos convertimos en nuestro peor enemigo.

Aprender a quererse y perdonarse es la fuerza que nos permite perseverar en el camino elegido. ¡A sonreír y ponernos manos a la obra enseguida!

Culpar a las situaciones y a los demás es mentirse a si mismo. Al darse un atracón es mejor aceptarlo sin culparse. Ser humildes, aceptar nuestras debilidades y decidir querernos aunque cometamos errores.

Cuanto mejor nos tratemos, antes saldremos de cualquier situación que no deseamos.

“El triunfo es directamente proporcional al esfuerzo”

Eurípides

¿Y cual es el premio?

El camino hacia tu bienestar comienza en ti; confía en tus recursos

La filosofía cambia; antes los premios eran los atracones y ahora nos los damos dando un paseo, leyendo un buen libro, escuchando música o realizando cualquier pasatiempo que nos aporte placer y que nada tiene que ver con la comida.

En el momento en que se produzcan avances es bueno celebrarlo. De esa forma enviamos mensajes positivos al inconsciente como; “lo estoy logrando”, “me lo merezco”, “yo puedo conseguirlo”, etc.

Quererse y respetarse es un camino que puede parecer duro al principio pero somos capaces de conseguirlo, sin duda alguna. La paciencia y la constancia ya están en nuestro interior, solo se necesita alimentarlas y potenciarlas. Nada ajeno a nosotros necesitamos para lograr el éxito.

Ya sabes qué deseo puedes pedir cuando veas la próxima estrella fugaz, o al soplar las próximas velas de tu cumpleaños:

¡Saber quererte!

 

Hoy es el mejor día para emprender el camino hacia tu bienestar.

Se dice que el primer paso es un paso de fe y sin duda hoy es el mejor día para darlo. ¡Ánimos, te lo mereces!

Una dieta saludable, ejercicio físico moderado y tiempo de ocio son los pilares básicos para una buena salud física y psicológica. La teoría es sencilla y llevarla a la práctica es el reto a lograr.

Y este es nuestro premio; la satisfacción de lograr el objetivo, triunfar donde antes te desequilibrabas, ser más ágil, obtener el cuerpo que deseas y aumentar tu autoestima. ¿Te parece suficiente premio?

 

 

“Los fracasos son éxitos si aprendemos de ellos”

Malcolm Forbes

 

 

Para citas enviar mensaje de whatsapp o sms al 609 57 71 00
Psicólogo Marbella – Miguel Ángel Cueto – Hipnosis – Psicoterapia – Psicología Positiva

 

 

Artículo relacionado

Deja un comentario